Soy Vanesa Aibar

Fecha

Del éxtasis de Santa Teresa según Bernini a un paseíllo de sevillanas en el patio de mi colegio a los 8 años.

Con esta analogía puedo describir un instante de mi vida vivido a modo de flash, como una saeta que atravesara mi pecho y alumbrara mis pasos. Ahí comenzó mi amor y fascinación por la danza, el movimiento y las expresiones artísticas humanas.

1991, María Luisa fue la niña que me mostró el paseíllo de sevillanas que había aprendido en baile el día anterior, yo no me había apuntado, no me interesaba. Y entonces tuvo lugar esa especie de revelación, estábamos en la columna 9-10, el paisaje era un mural de José Luis Nula y mi primera mentora fue Catiela.

Desde aquel día hasta hoy.

La creación es el espacio donde me encuentro más cercana a lo que conozco de mí misma. Mis contradicciones, dualidades, rarezas y tendencias tienen la libertad de ejercer el control aquí.

Esta página web recoge y documenta ese trayecto que hace unos años emprendí.

Más
artículos